Un tiempo para todo

Siempre he creído que una de las más duras pruebas de la vida, es ser consciente de esta tremenda verdad que nos transmite el Eclesiastés:

  • Todo tiene su tiempo, y todo lo que se quiere debajo del cielo tiene su hora.


Han perecido porque no poseían la verdadera ciencia. Han perecido a causa de su locura.


4 comentarios:

Alkaest dijo...

El problema de los humanos, bien puede ser que no aceptan lo que ocurre en cada tiempo. Que quieren ahora, no lo que sucede ahora, sino algo que no pueden saber cuando sucederá. ¿Estará el secreto, en saber aceptar lo que sucede en cada tiempo y en cada hora? ¿En vivir el presente?
"Baste a cada día su propio afán".

Salud y fraternidad. Alkaest.

Malvís dijo...

Para unirse con inteligencia al movimiento de las cosas, no hay que preocuparse demasiado del día de MAÑANA, ni añorar en demasía lo que nos aportó el AYER, sino sólo aceptar de buen grado lo que las HORAS nos traen enviado por la providencia o el destino (llámalo como tú quieras) que gobierna el mundo, y aceptarlo con satisfacción y alegría.
Y, si eres sabio, lo harás en compañía de AMIGOS.

Salud y románico

Cristina dijo...

HOY pregunté a mi padre qué había de comida. Y él me respondió: " La merluza en salsa verde de AYER".

Yo, confusa, le respondí: Entonces ¿cuando comeremos el pan de HOY?. El me respondíó: MAÑANA.

Deduje que a eso es lo que los mayores llamáis un tiempo para cada cosa.

BARUK dijo...

Hay un tiempo para todo y un tiempo para cada cosa bajo el sol:

...Que duro cuando según que tiempo llega demasiado pronto!!

aunque siempre quedará el recuerdo de haberse sentido acariciados por el sol.

* * * *

*  *  *  *

* * * *

* * * *